domingo, octubre 28, 2012

Solidaridad tras impacto del huracán Sandy



El paso arrollador de un fenómeno meteorológico transforma en cuestión de minutos un paisaje, y en Cuba con rapidez pone a prueba la solidaridad, presta a crecerse ante la devastación a viviendas y el entorno en general, como se vive tras el recorrido del huracán Sandy, del sur al norte de la región oriental.
Campos de cultivo familiar
Desde la localidad santiaguera de Los Negros, municipio de Contramaestre, al aclarar la mañana del jueves 25 de octubre recibí la llamada telefónica de mi hermana María del Carmen con la información resumida en una palabra : ¡acabó! , para detallar luego los daños a la vivienda en construcción de Yaimí, mi sobrina más apegada, profesora de secundaria básica, cuya escuela tuvo mayores afectaciones que su hogar.   

Así poco a poco, de punto a punto por la ciudad de Santiago de Cuba, el municipio de Tercer Frente, y las provincias de Holguín y Granma nos pusimos al corriente de la familia, de lo cual resumimos que el recurso más valioso es cada uno de ellos sin daño físico, suficiente para recuperar lo material como ya lo hacen, poco a poco, en los plazos posibles para cada necesidad.

Por supuesto lamentamos todos el fallecimiento de personas en la capital santiaguera y Guantánamo; mientras estos días han sido de frecuente comunicación telefónica para ponerlos al tanto desde Las Tunas de informaciones transmitidas por la televisión cubana, respecto a decisiones del Consejo de Defensa Nacional, como las de envío de medicamentos, alimentos y materiales de construcción.    

Aunque me parece poca esa contribución, ellos la agradecen porque es una forma de actualizarse, como lo hizo desde Santiago de Cuba una ingeniera de la central eléctrica Renté, Betty, a quien conocí hace menos de un año e intercambiamos direcciones y números telefónicos, que hubiese preferido usarlo para un momento de alegría y no de pesar, pero al menos sirve como algo de aliento, aun cuando su vivienda no se dañó.

Entre los trabajos de mayor interés que aporté para mi órgano de prensa estuvieron sin dudas los de la cooperación solidaria de trabajadores de la Empresa comercializadora de combustible, y tres brigadas de la Empresa eléctrica de esta provincia, que junto a otras del país laboran en la restauración de las líneas, con el empeño de  restablecer en el más breve plazo el servicio eléctrico en la ciudad de Santiago de Cuba, u otras localidades.  

Así, unos con un gran aporte, y otros de a poquito, los buenos cubanos hacemos que el tiempo no se detenga en lamentaciones; cada nuevo día sigue borrando huellas del huracán,  mientras se extiende la solidaridad desde naciones amigas, donde se reafirma la sentencia de José Martí, el Héroe Nacional de Cuba,  “Quien se levanta hoy con Cuba, se levanta para todos los tiempos”.

1 comentario:

  1. En Martí y en el amor a nustra gente somos todos solidarios

    ResponderEliminar