lunes, abril 27, 2015

Todo el tiempo para demostrar amor




"¿Qué puedes hacer para promover la paz mundial? Ve a casa y ama a tu familia".
                                      Madre Teresa de Calcuta
              
Las horas del día serían pocas si minuto a minuto quisiéramos demostrar el amor que sentimos por nuestros seres queridos, y buscáramos más a menudo el momento para comunicarnos por cualquier vía con esos amigos, que aunque medien largas distancias, o la rutina laboral y doméstica nos absorba, ahí están siempre.

Hace algunos años me apropié de la idea de Margarita, una profesora universitaria de Las Tunas, referida a que entre hermanos decidieron reunirse en las fechas de los cumpleaños de cada uno de ellos para celebrar, y cambiar la rutina de verse más en velorios que en esas ocasiones de alegría.

Ciertamente no he podido cumplirlo del todo, pero sí lo hacemos con regularidad los días 25 de enero que es el cumpleaños de mi madre, ya octogenaria, ahí con varios achaques, aunque voluntariosa como siempre. Como por ley de la vida la cuenta es regresiva, no quiero perderme la ocasión de acompañarla en una de las fechas más importantes de cualquier persona.

Algo de nostalgia siento al recordar la última vez que compartí con mi papá, cuando lo visitamos casi todos los hijos, y yo quería viajar temprano de regreso a mi casa. Para el almuerzo sacrificaron un carnero, cuando pedí el adelanto de mi ración, entre bromas todos dijeron que era para comer, no para llevar.

Los minutos siguieron pasando hasta que disfrutamos el almuerzo, y solo después salí, sin saber entonces que en 2001 sería el último Día de los Padres que estaríamos junto a nuestro progenitor. No ceder a la prisa fue mi mejor decisión.

Problemas de salud de familiares y amistades hoy me hacen escribir este breve recuento porque siento que nunca hacemos lo suficiente por quienes más amamos.


1 comentario: